Vela perfumada Madrid
29.90€
Comprar
Detalles
Descripción del artículo

Madrid 

Jazmín, madroño y corteza de los pinares del Guadarrama

Algunas mañanas de primavera el paseo del Prado huele a jazmín, rosa y nerolí. Esos días que amanece antes y atardece después, del Jardín Botánico escapa un aroma a flores frescas, fruta, especias y licor almibarado. En abril los jardines estallan en colores y fragancias, y en el parque del Retiro y la Casa de Campo hay un renovado traje cortado con todos los verdes posibles. El resto del año Madrid exhala un perfume a madroño, lauro y mimbres, a encinar hacia el sur y a pinar allí donde la Sierra de Guadarrama es un escalón antes de alcanzar el norte de Castilla. Madrid es una ciudad olfativa que huele a nardo, ládano, azafrán y pachulí, a corteza de naranja, clavo, flores rojas y nuez moscada.

El perfume de las ciudades

Tintablanca viaja a las ciudades más bellas del mundo persiguiendo sus aromas. Y los destila en sus velas perfumadas, elaboradas por una de las mejores cererías españolas. Este es un viaje a los perfumes de las capitales que amamos y a las que volveríamos con solo prender la mecha de nuestra pasión por ellas. Nuestras velas están elaboradas de modo artesanal con las mejores ceras vegetales.

Instrucciones de uso:

La primera vez que use su vela perfumada deje que queme durante dos horas hasta que toda la cera de la superficie se haya vuelto líquida. Haciendo esto evitará que se haga un túnel alrededor de la mecha. Recorte la mecha regularmente (longitud ideal entre 0,5 cm y 1 cm) para evitar que haga humo. Cuando apague la vela verifique que la mecha está erguida y centrada. Esto asegurará que la vela se queme uniformemente hasta el fondo del vaso. Encienda la vela entre 30 minutos y dos horas para un quemado perfecto. 
Te encantará